Reflexiones de un runner novato: Media Maratón

Según las reglas de la narración ahora debería empezar con una situación arriba del todo y luego hacer un flashback explicándolo todo. Algo así:

A pesar de que toda la mañana el tiempo había ido aguantando, en el km 20 se abrieron los cielos y empezó a llover muy intensamente. Estaba ya al límite de mis fuerzas cuando afrontaba la bajada hacia la meta, que estaba peligrosamente resbaladiza.

Peeero, no, no sería leal hacerlo así. En primer lugar porque la mayor parte de la gente que va a leer esta entrada ya sabe cual es el final, y por tanto no tiene sentido darle una épica que por otra parte ya tiene sin necesidad de cargar las tintas. En segundo la narración es más interesante cuando se rompen las reglas.

El pasado 29 de Abril de 2018 corrí mi primera media maratón, y acabé con un tiempo de 2:09:16. Sí Strava dice más pero también da mas distancia, lo tengo que recortar.

Llevaba ya unos tres meses preparándola, con lo que , al menos a priori, no debería haber problemas. No obstante mi límite habían sido 18 km y siempre queda la duda.

Para hacerlo más divertido esta semana la cosa parecía que se iba a complicar. La previsión del tiempo anunciaba lluvia, y no es lo mejor para hacerse 21 km. Pero tampoco se le podía hacer nada más.

El sábado dejé preparado todo lo que pudiera necesitar para no tener que pensar el domingo. Me levanté, desayuné me vestí y al coche. Lamentablemente mi mujer no pudo venir (el embarazo ya está muy avanzado) y me planté en Sant Cugat muy pronto. Quizá demasiado. Llegue a las 8, cuando la carrera no empezaba hasta las 10. Por mucho dorsal que tuviera que recoger se me iba a hacer largo. No obstante me metí en una cafetería y me tomé el segundo cafe de la mañana (con cafeína). Leí el periódico y paso el tiempo, que siempre pasa.

Debo decir que el número de dorsal era bonito, lo tomé como un buen augurio.

Cuando faltaban 15 minutos fui hacia la línea de salida. Calenté un poco, puse el reloj y el movil con Strava, enchufé el auricular y vi pasar los minutos que faltaban hasta la salida. Empezó a llover suavemente, pero iba preparado con un impermeable ligero. Que por cierto me quité a los pocos km porque me sobraba. Y que luego cuando empezó a llover fui incapaz de pinerme otra vez 😂😂

Y dieron la salida. Seríamos unas 600 personas (al menos las que acabaron fueron unas pocas menos) incluyendo el terç, la carrera de 7 km . No soy un especialista, pero no parece demasiada participación.

SONY

Pero me he quedado a mitad de salida. Como es habitual  fue algo trabada, pero enseguida la cosa se clarificó, y pude empezar a mi ritmo. De 6 min/km, no era el momento de apretar. Los km fueron pasando poco a poco hasta el primer avituallamiento, donde cogí agua. Debo decir que consulté el tema con el sanedrín zetatester y todos coincidieron en que debía ir bebiendo a lo largo de toda la prueba. Los km fueron pasando y yo miraba hacia atrás para ver si era el último (spoiler, no lo era). Dí la primera vuelta al circuito (13 km) y afronté la segunda.

Delante tenía a una pareja que cogí de referencia para el ritmo. El chico, veterano de esas lides, iba marcando el tiempo a la chica y yo me aproveché (de buen rollo) En la segunda vuelta vi que me quedaban fuerzas y me adelanté (y le di las gracias, que conste).  Y fui apretando.

No obstante  el perfil de Sant Cugat no contribuyó con las subidas y bajadas, y el ritmo no mejoraba en demasía. Me da que no la repetiré, es demasiado rompepiernas . Y para colmo de males el smartwatch decidió que dejaba de prestar sus servicios y estaba ciego al ritmo. Empecé a correr por sensaciones y listos.

Por si  fuera poco, en el km 20 se abrieron los cielos y empezó a jarrear agua. Pero ya que estaba, había que acabar. Y acabé. Los últimos metros fueron complicados porque llovía y se llegaba después de una bajada, y una caída hubiera sido muy jodida.

Mis piernas me llevaron a duras penas hasta las duchas, y cuando salí ya había dejado de llover. Llegué a casa sin más contratiempos.

Las sensaciones: fantásticas. Muy feliz por el logro (el que no sepa por qué que revise el blog) . Muy satisfecho con la organización, los voluntarios, los avituallamientos … (el hecho de tener los vestuarios el lado de la meta es de agradecer). Muy sorprendido por la gente del público, animando hasta el final con la que estaba cayendo  y llamándote por tu nombre (el dorsal no es enorme, hay que hacer un esfuerzo). Muy agradecido a los zetarunners por los consejos y los ánimos.

Los contras: me duelen las piernas, pero eso se cura en unos días.

¿Repetiré una media? Seguro. ¿Me atreveré con una maratón? Hoy digo que no, mañana ya veremos.

Reflexiones de un runner novato: Renovación de zapatillas

Llega un momento en la vida del runner en el que se produce el incómodo momento:

Hay que cambiar de zapatillas.

Algo que de entrada parece fácil, te vas a la tienda y compras las que te gusten más. Pues no, error.

Ya la primera compra puede resultar difícil. Tipo de pisada, peso, amortiguación, ritmos… Pero siendo realistas normalmente el tipo de pisada es neutro (al menos en las primeras, luego ya ves si hay que corregir), el ritmo si acabas de empezar es lo menos importante, te basta con centrarte en el peso (el tuyo) y la amortiguación. En esa primer compra suele ser recomendable ir a un sitio especializado, pero en general te puedes comprar cualquier modelo que te encaje, porque el movimiento se demuestra andando y la idoneidad de una zapatilla corriendo. Te pueden hablar maravillas de un modelo, pero hasta que los ruedas…

Pero la segunda, amigo mío, la segunda… De entrada hay una gran pregunta: ¿Me ha funcionado bien la que he usado?

La respuesta fácil es que no, que te ha dado problemas. Entonces casi vuelves a la casilla de salida. Ya sabes algo más de tu pisada, posiblemente el peso haya bajado y sabes qué ritmo tienes, con lo que la elección, a pesar de poder ser incierta otra vez, puede ir mejor encaminada.

El problema es si las zapatillas que ya has rodado y a las que les has cogido cariño, te han funcionado bien. Empieza entonces una serie de dudas:

  • ¿Elijo el mismo modelo? Cosa complicada, porque las marcas cambian de versión para un modelo cada  año (o menos) y la zapatilla X12 puede ser que no sea igual a la x11 que tan buenos resultados te ha dado. Además, quizá ha cambiado algo de tu forma de correr y ese modelo ya no te vale.
  • ¿Elijo la misma marca? Si en modelos hay diferencias, entre zapas de la misma marca no te quiero contar. Y volvemos a lo de antes, con la variedad que tiene cada marca, es un locurón.
  • Vale, pues cambio de marca. ¿Seguro? Vas a cambiar una marca que te ha funcionado bien por otra que no conoces y que igual te da problemas.

Y así amigos pasan los días, de web en web y de comparativa en comparativa, buscando la zapatilla ideal y el precio ideal también, claro. Si a eso le añades que puedes encontrar en la web versiones de la misma marca y modelo  de diferentes años que pueden cambiar mucho…

¡SOCORRO!

Finalmente (en mi caso) me he decidido a seguir con la misma marca y con otro modelo que parece que se adecúa más a mi manera de correr. Veremos qué sale.

 

Reflexiones de un runner novato: Esto engancha

Cuando oía a la gente decir que esto de salir a correr enganchaba, siempre me lo había tomado a risa. Que sí, que sí, que endorfinas y tal, ya no saben qué hacer para vender.

Pues resulta que sí, lo he vivido en mis carnes. Después de la carrera de 10 km me tomé unos días de relax y aflojé un poco, pero a los pocos días volví a la rutina. Ahora por motivos laborales he tenido unas semanas complicadas y no he podido salir las tres veces por semana habituales. Me he sentido incómodo toda la semana hasta que he podido salir. ¿Tenéis en mente la imagen del caballo de carreras piafando en su cajón antes de una carrera? Inquieto, con los músculos tensos, mirando hacia la pista con ansia… Pues así me he sentido estos días.

¿Por qué pasa eso? Pues en mi caso (endorfinas aparte) por varios motivos:

  • Tengo una vida sedentaria, con lo que hacer algo de ejercicio me viene bien.
  • Madrugo para correr, pero es que me gusta madrugar y no me cuesta esfuerzo, con lo que se adecua a mi vida perfectamente.
  • Y por último, me da ese rato de libertad en el que nadie te pide nada, en el que estás a solas con tus pensamientos.

La simple rutina de dejar preparada la ropa para el día siguiente me relaja, me da la seguridad de que voy a hacer algo que me va a sentar bien.

El colmo esta semana ha sido ir  a Zaragoza por autopista  e ir viendo diferentes sitios por los que me gustaría correr.

Cuidado, que esta mierda engancha.

Reflexiones de un runner novato: El Fisio

Andaba yo zascandileando un par de semanas antes de la carrera de 10k por zetarunners  cuando se me ocurrió decir que iba a pedir hora en el fisio. Ya lo habíamos hablado en ocasiones anteriores y coincidían todos en que era necesario. Volvieron a insistir, sobre todo haciendo hincapié en lo bien que te sentaba después. Un masaje de descarga es imprescindible decían.

Continuar leyendo “Reflexiones de un runner novato: El Fisio”

Reflexiones de un runner novato: Entrenando

Después de la carrera de 10 km de Vilafranca, de la que ya he hablado, tengo en mente es una media maratón para finales de Abril. Hay algo simbólico en ello, el 3 de mayo cumplo 40 y lo quiero hacer por la puerta grande. No obstante para una media maratón no es suficiente con salir a correr y listos, es recomendable prepararla de manera ordenada. Porque si todo sale bien y no tengo grandes problemas, en 2019 haré mi primera maratón y la media debe ser la demostración de que soy capaz.

Continuar leyendo “Reflexiones de un runner novato: Entrenando”

Reflexiones de un runner novato: La fuerza de voluntad

No, en este arranque no voy a hablar de mí. Porque hay gente que se lo merece más. Ayer participé en la carrera de 10 km de Vilafranca y recibí un baño de realidad duro y maravilloso a la vez. Pude ver a gente que corría empujando sillas de ruedas, a un ciego que corría con su guía (e iba delante de mí), a una mujer mayor que iba la última a trote pero con toda la dignidad del mundo. No pude por menos que aplaudirles cuando me los crucé, me parece un gesto maravilloso. Yo estoy muy satisfecho con lo que he conseguido en pocos meses, pero ni punto de comparación con lo que deben sentir ellos. Son muy grandes.

Continuar leyendo “Reflexiones de un runner novato: La fuerza de voluntad”

Reflexiones de un runner novato: Presentación.

Me llamo David M. y soy un gordo. Tanto da que ahora pese sólo 85 kg (con 1,78 de altura), soy y seré por siempre una persona aficionada a comer de más. Me encanta comer, lo disfruto y no quiero renunciar a ello. También soy inteligente, despistado, práctico y un poco cínico.

Por circunstancias de la vida, que recuperaré aquí desde mi blog personal para poner el contexto, me vi forzado a bajar de los 110 kilos que pesaba.

Continuar leyendo “Reflexiones de un runner novato: Presentación.”