Entrenar en vacaciones, ¿es posible?

¡Yep! ¡Muy buenas!

Seguro que tod@s hemos pasado por esta situación:

Comienzan las vacaciones, es hora de hacer la maleta o la mochila y de repente, empiezan las preguntas: ¿meto la ropa de entrenar? ¿y si descanso durante las vacaciones? ¿Por dónde voy a correr? ¿y si me pierdo?

Lo reconozco, estas preguntas me rondaban la cabeza la primera vez, pero después de unos cuantos viajes y carreras por el mundo, os puedo asegurar que no hay de qué preocuparse. Os voy a contar mis trucos, ideas y consejos para l@s más indecis@s.

Primero de todo, piensa que si llevas X meses entrenando para esa carrera tan importante, no es aconsejable dejar los entrenamientos durante 1, 2 o varias semanas por culpa de las vacaciones.

Pero, ¿por qué parar? ¡Si para correr solo hacen falta ganas! (Y unas buenas zapatillas, no me seáis tarug@s)

Así que mi primer consejo es meter la ropa de entrenar a la maleta, sí o sí. Ni lo pienses. Cuanto más lo pienses, menos lo vas a hacer. Que sea lo primero que metes en la maleta.

Con un conjunto de entrenamiento vale. Siempre puedes lavar la ropa allá donde vayas, o incluso usarla varias veces. Qué más da, total “aquí no me conoce nadie”.

¿Pero Iker, como voy a salir a entrenar estando de vacaciones? ¿Las vacaciones son para desconectar/relajarse?

Y yo te pregunto: ¿Y qué mejor forma de relajarse y desconectar que echando una carrerica donde quiera que estés? La mejor forma que tengo de conocer una ciudad es corriendo. Así mato 2 pajaros de un tiro, entreno y turisteo a la vez. WIN!.

¡Mi mujer/marido/pareja/amigos se van a enfadar si les dejo y me voy a entrenar! 

Que no cunda el pánico. Estando de vacaciones vas a estar 24 horas con ellos, no pasa nada por tener 1 hora de desconexión. Aprovecha cuando estén durmiendo, por ejempo, haz un madruguín o durante la hora de la siesta, mientras todos descansan, ponte las zapas y a entrenar. Puedes aprovechar los ratos muertos, cuando estén enganchados al móvil, ¿sabes la típica hora tonta que tienes cuando vuelves al hotel después de la playa y te enganchas al wifi como si no hubiése un mañana? Ese momento es perfecto, seguramente estén tan enganchados al móvil que no se darán ni cuenta de que te has ido.

Pero no conozco la ciudad, ¿qué ruta hago?

Lo que hago yo, es pillar un mapa, de éstos gratis que regalan en los hoteles, marco con un círculo lo que quiero ver y uno los círculos. Simple y sencillo. Así me sale una ruta a seguir. Siempre puedes modificar la ruta a tu gusto mientras entrenas, ¿que ves un parque bonito para hacer unas series? Perfecto. ¿Que ves una calle interesante? Adelante. ¿Que te apetece correr un rato siguiendo el paseo del río? De lujo. No hace falta seguir la ruta a rajatabla, pero es bueno tener el mapa a mano por si acaso.

¿Y si me pierdo?

Te voy a confesar que a mí perderme en una ciudad me encanta. Pero si no te sientes cómod@ estando perdid@, recuerda que llevas el mapa con los puntos marcados. También acuérdate de coger el móvil y descargarte maps.me, una app para mapas offline. Mano de santo. Y el mejor consejo de todos, pregunta a la gente local, te sorprenderá lo abierta y amigable que es la gente con una persona sudada y con cara descompuesta por estar perdida en ciudad ajena.

Y por último, pero no menos importante, acuérdate siempre siempre de coger el DNI, algo de dinero y unos kleenex. Nunca sabes lo que puede pasar. Un retorcijón tonto de tobillo, que te obliga a tomar un bus de vuelta. Un chaparrón, que no esperabas y te obliga a meterte a un bar a esperar a que pare. Un apretón, que tampoco esperabas y que te tiene corriendo con el culo prieto hasta que encuentras un arbusto baño público. Sé previsor/a.

Con esto, ya no tienes excusa para dejar de lado los entrenamientos en tu próximo viaje.

Y si eres como yo y turisteas corriendo, cuéntame, ¿cuál es tu ciudad favorita para hacerlo? Yo, sin duda, me quedo con Berlín.

3 opiniones en “Entrenar en vacaciones, ¿es posible?”

  1. Yo llevo ya 3 años que cada vez que salimos de vacaciones echo en la maleta la ropa de entrenar y la verdad es que lo disfruto mucho.

    En mi día a día nunca corro 2 días seguidos, siempre dejo un día de descanso entre salidas, pero en vacaciones no. Esos días de vacaciones salgo todos los días pero eso sí, a un ritmo muy suave y nunca más de 30 minutos.

    Para buscar las rutas suelo usar Google Maps o incluso consultar las rutas que hace la gente en Strava y así me hago una idea.

    En vacaciones nunca me he perdido, pero como anécdota, estuve trabajando en Múnich y a los pocos días de estar por allí salí a correr y me perdí y me quedé sin batería en el móvil ¡Estuve 2 horas intentando encontrar el camino a casa” (https://www.sports-tracker.com/workout/carcam/51f1ffd2e4b07b2c0c297b07). Finalmente encontré una estación de metro y pude volver ¡Menos mal que en Múnich no hay controles de entrada y pude “colarme” sin pagar! Porque no llevaba dinero ni documentación y sin apenas conocer el idioma se me hubiera complicado la vuelta a casa :S…

    1. ¡Gracias por tu comentario Carlos!
      ¡Munich es una ciudad a la que le tengo muchas ganas! He estado un par de veces pero solo de fiesta, ya que tengo un amigo viviendo en Nuremberg. Necesito ir un par de días o tres para conocerla bien y echarme una carrerica por allí.
      Lo de no correr 2 días seguidos, ¿es por algún motivo en concreto? ¿o sin más por falta de tiempo?

      1. Empezó siendo por falta de tiempo (aunque de hecho no es recomendable correr más de dos días seguidos si quieres mejorar tu rendimiento), y después gracias al método FIRST (del que prometo hablar en otro post) me enganché al entrenamiento cruzado y gracias a eso ahora hago también triatlón, así que es casi una obligación el ir cambiando cada día 😉

        Si vas a Múnich tienes que correr por el Englischer Garten ¡El parque urbano más grande del mundo! 😉

Deja un comentario