Semana de maratón, semana de “todo”

Mañana se celebra el maratón (si, un maratón es una celebración por todos los entrenos que te has marcado para llegar) de Barcelona. Ayer visité la feria del corredor ya que, aunque no corro, siempre me encuentro con amig@s y me gusta compartir con ell@s las últimas horas antes de las 8:30 del domingo (hora de salida).

En lo que llevo de semana vengo escuchando y viendo todo tipo de cosas y actitudes que, en mayor o menor medida, nos afectan a tod@s los que queremos imitar a Filípides. Esas cosas son:

  • Hoy me he levantado con un dolor en mitad de la pantorrilla izquierda (momentos en los que descubres que ahí hay un músculo o un hueso… o algo ya que duele).
  • ¿Habré entrenado suficiente? (Deberías pero ahora ya no hay vuelta atrás. O te quedas viendo los toros desde la barrera o te metes en el ruedo).
  • Te aseguras varias veces de que tengas todo. Ropa, geles, cargador de tu reloj, vaselina para los roces, etc… (Aquí a veces nos volvemos paranoicos revisando cada día que el gato no se haya llevado el calcetín izquierdo de nuestro par fetiche)
  • Miras alguna página o algún blog y concretamente un mensaje como este y iteras lo que escribo arriba.

 

Como ya os decía, el trabajo ya está hecho. No hay vuelta atrás. Para los que corréis éste domingo en Barcelona a las 8:30 comienza la hora de la verdad. No hay excusas, no hay nada que solucionar. Ahora solo queda descansar hoy y disfrutar mañana.

Y a nivel personal deseo que consigais vuestro objetivo, sea el que sea. Quiero que disfruteis del momento. Un maratón es algo increible, es un esfuerzo bastante importante y el premio lo vais a obtener mañana. Y es curioso, porque la carrera va a ser como los entrenos: la meta es solo eso, una meta pero donde realmente vas a disfrutar va a ser durante el recorrido. Lo que en la preparación de la maratón el premio es la carrera, en la carrera es la meta.

 

A por todas maratonian@s!

Deja un comentario