La importancia de seguir un plan si quieres una meta concreta… y realizarlo!

Llevo unos días leyendo Las mañanas milagrosas de Hal Elrod. Todavía estoy por las primeras páginas pero ya he podido extraer una gran pregunta/conclusión para mi vida: si puedes escoger entre tener una vida de 7 o tener una vida de 10, ¿que eliges? No me gusta presuponer pero creo que la respuesta se me hace bastante obvia.

Esa pregunta que te acabas haciendo en tu cabeza la considero como el punto de partida de muchas (o casi todas) cosas que acabamos haciendo en nuestra vida. Un examen, ¿quieres sacar un 10 o un 7? Tu salud, la que tu puedes controlar, ¿prefieres que sea buena o en cambio que se acerque a buena? A tu personas más cercanas, ¿las quieres solo ocho horas o todo el día?

Pero aquí hemos venido a hablar de running! Lo se lo se…

¿Quieres completar un 10k en, por decir algo, en 45 minutos? (Por cierto, este es mi objetivo ahora)

Perfecto, escríbelo a fuego, en tu mente, en un papel que mires cada mañana que te levantes o que lo veas a menudo. Pero solo eso no sirve. Si quieres conseguir ese tiempo vas a tener que definir (o que alguien te lo defina) un plan de entrenamiento de acuerdo a la meta a conseguir. Igual que para obtener el permiso de conducir o obtener cierto nivel en inglés es necesario estudiar y practicar, para conseguir un tiempo concreto en carrera vas a tener que trabajarlo. Algunos más, otros menos pero hay que trabajarlo, por eso es importante definir un plan definido a tu medida.

Y lo siguiente a tener ese plan definido, con entrenos más o menos diarios, es realizarlo.

A lo largo de la semana te van a salir mil cosas, unas reales, otras inventadas o otras simplemente autoboicots que harán que ese entreno planificado te cueste horrores hacerlo o directamente no te calces las zapatillas. Mal. Un plan precisamente es eso, un plan definido en un tiempo muy concreto, confeccionado para poder conseguir esa meta que te has puesto.

Y la sartén le dijo al cazo… que yo también fallo en mi planificación y hago cosas que no le gustan a mi entrenador como cambiar entrenos entre días… pero lo acabo haciendo!

Moraleja: si no sabes como llegar, no sabes a donde vas a llegar.

Deja un comentario