Correr un maratón es de locos

Maratón

¿Has sentido alguna vez que algo emocionante estaba a punto de suceder?

Llevas meses preparándote, física y mentalmente, sobretodo mentalmente. Sabes cuál es tu objetivo, tu salida y tu meta. Conoces todos aquellos lugares por los que vas a pasar en las próximas horas. Has dividido el recorrido en diferentes zonas y es probable que en cada una de ellas tengas a alguien conocido que gritará como un loco tu nombre al pasar.

Es tu día.

Quizás es tu primera vez. Sientes miedo. Estás cagado de miedo, de terror. Vas a llevar a tu cuerpo y a tu mente a un lugar desconocido, nuevo, inquietante. Sabes que el diálogo interno será vital para terminar con éxito esta hazaña. No sólo has llenado de kilómetros, cuestas y series estos meses, sino de frases positivas que ahora deberías recordar a cada momento. Has sacrificado mucho, demasiado, para conseguir la disciplina y la constancia que te llevarán a meta.

Reconócelo. No sabes si vas a terminar. Muchos llevamos un billete de metro por si hay que abandonar. No pasa nada. Forma parte de la aventura, la posibilidad de una retirada a tiempo.

Habrá un momento en el que tu cuerpo estará desorientado, nunca llevado a este extremo. Correr un maratón es algo serio, importante. Respeta la distancia. Te habrás hecho pruebas médicas, tu alimentación seguramente habrá mejorado y habrás valorado más los descansos. No te has dejado llevar por una moda sino que eras consciente de lo que estabas haciendo. Estás preparado pero la sombra de la incertidumbre te acompañará durante estos 42195 metros.

Hoy es un día nuevo. Porque cuando termines, no serás el mismo. Algo dentro de ti habrá cambiado para siempre. Como si estuvieras encadenado y alguien te liberara, de repente sentirás que muchos miedos y límites ya no están contigo, se han esfumado. Sientes, sabes y te reafirmas en que puedes lograr muchas cosas. Muchas más de las que pensabas hace tan solo unos meses.

Pero ahora escúchame. Te digan lo que te digan, que nadie te intente convencer para correr y mucho menos para hacerte esta distancia. Porque reconócelo, hay que estar loco para correr un maratón.

 

Fotografía: Pixabay (ianwakefield1967)

Deja un comentario