Crónica de la UTMC de Roger Tallada: Creo que son 16…

Roger Tallada es un corredor con el que compartimos momentos digitales y experiencias en el canal zetaRUNNERS. Os dejamos aquí su aventura en la UTMC del pasado 3 de febrero del 2018, escrita por él mismo y en la que consigue transmitir muchas emociones en un relato que no podrás dejar de devorar. ¡Enhorabuena Roger!

2:50 am, suena la alarma pero apenas es necesaria, me he despertado en varias ocasiones por miedo a dormirme. Hoy es el gran día, me esperan los 94 kilómetros con unos suaves 3600 metros de desnivel positivo de la Ultra Trail del Montnegre Corredor, pan comido. Corro en casa y los tres entrenos semanales de los últimos meses me ha dejado hecho un Kilian, sin duda podré mantener una media de 9:00 m/km y acabarla en 14 horas. Además, sólo son 30 kilómetros más que la distancia más larga que he hecho hasta el momento.

Continuar leyendo “Crónica de la UTMC de Roger Tallada: Creo que son 16…”

La energía en un círculo (¿vicioso?)

Algo que he podido comprobar en mi propio cuerpo es que el nivel de mi energía se equipara a nivel de disponibilidad-gasto. Con esto de seguir un entrenamiento diario he experimentado algo así como que si antes con el trabajo y poco más mi energía estaba totalmente consumida ahora soy capaz de acometer más tareas al cabo del día con las mismas horas disponibles.

Bien bien no tengo explicación por este hecho. Recuerdo hace no tantos años llegar a casa del trabajo y estar totalmente agotado, sin energía, con las únicas ganas de consumir entretenimiento (videojuegos, televisión, internet…) Desde que he integrado el deporte en mi vida, encontrando y planificando el día en función de ello (como explicaba en el anterior post) he podido que mis niveles de energía se han maximizado.

No soy nutricionista ni nada parecido que pueda dar una explicación científica de ello (que seguro la hay) aunque si tengo una explicación psíquica: si antes veía la opción de hacer deporte como algo lejano, que me iba a cansar, que me iba a hacer sentir mal… ahora es totalmente al contrario. Haces deporte de manera regular, eso lleva a querer cuidar tu alimentación y la consecuencia de todo ello es que te ves diferente en el espejo y puedes dar un sprint sin ahogarte para coger el autobús. Esto maximiza tu confianza, tus ganas y por ende estos beneficios en tu salud te impulsan a seguir con ello, maximizando así tus niveles de energía…  o no.

Quizás realmente es que el nivel de energía ni aumenta ni disminuye, siempre está ahí, pero esto es como el principio aquel en el que se dice que el motor de un coche, si de vez en cuando no le das “alegría”, tendrás un coche “dormido”. Pues esto debe ser lo mismo. Si no le das alegría a tu cuerpo tu nivel de energía parecerá bajo.

Para acabar, si quieres sentir un nivel de energía más alto, puedes probar a explorar, poco a poco, tus límites. No quieras hacer un maratón en dos semanas desde el sofá pero si te puedes plantear 2 o 3 días de trote fácil. Al principio te dolerá todo y tu cabeza te va a intentar boicotear pero tu estarás ahí con tu motivación los primeros días para no decaer.

Reflexiones de un runner novato: Esto engancha

Cuando oía a la gente decir que esto de salir a correr enganchaba, siempre me lo había tomado a risa. Que sí, que sí, que endorfinas y tal, ya no saben qué hacer para vender.

Pues resulta que sí, lo he vivido en mis carnes. Después de la carrera de 10 km me tomé unos días de relax y aflojé un poco, pero a los pocos días volví a la rutina. Ahora por motivos laborales he tenido unas semanas complicadas y no he podido salir las tres veces por semana habituales. Me he sentido incómodo toda la semana hasta que he podido salir. ¿Tenéis en mente la imagen del caballo de carreras piafando en su cajón antes de una carrera? Inquieto, con los músculos tensos, mirando hacia la pista con ansia… Pues así me he sentido estos días.

¿Por qué pasa eso? Pues en mi caso (endorfinas aparte) por varios motivos:

  • Tengo una vida sedentaria, con lo que hacer algo de ejercicio me viene bien.
  • Madrugo para correr, pero es que me gusta madrugar y no me cuesta esfuerzo, con lo que se adecua a mi vida perfectamente.
  • Y por último, me da ese rato de libertad en el que nadie te pide nada, en el que estás a solas con tus pensamientos.

La simple rutina de dejar preparada la ropa para el día siguiente me relaja, me da la seguridad de que voy a hacer algo que me va a sentar bien.

El colmo esta semana ha sido ir  a Zaragoza por autopista  e ir viendo diferentes sitios por los que me gustaría correr.

Cuidado, que esta mierda engancha.

El correr como mi piedra angular

Llega un punto que el correr (y el deporte en general) te genera bastantes satisfacciones. Por una parte te hace sentir fuerte, pleno y por otra parte el cuerpo libera endorfinas que te hacen sentir en bienestar.

En mi caso, el correr se ha convertido en mi piedra angular, en el catalizador principal de mi vida. Si recordamos el catalizador es aquel componente del coche que, básicamente, se encarga de recoger de los humos nocivos que genera un motor y expulsarlo un poco más limpios. En mi caso, el correr, recoge todas mis preocupaciones y a base de zancadas, respiraciones y latidos más o menos intensos, los limpia y me lleva a una situación de paz y energía.

 

¿Y porque digo que se ha convertido en mi piedra angular?

Un poco por querer aprovechar el sol, un poco por querer ir a mi rollo en los entrenos comencé a salir a correr al mediodía (siempre lo había hecho de tardes después de trabajar menos en fin de semana o fiesta). Me di cuenta que solo salia a correr en momentos en los que no había sol cuando me era imposible salir en otro momento y que cuando hacía un día soleado lo primero que estaba buscando era calzarme las zapatillas. Vamos, que en el fondo yo pensaba: “salgo a correr pero menudo fastidio salir de noche”.

No recuerdo exactamente como fue pero presupongo que un mediodía decidí salir a trotar. Cuando llegué a casa, me duché, almorcé, hice una siesta, me tomé un café y a seguir trabajando. Esto si lo recuerdo porque es el patrón que voy siguiendo.

Pues bien, iban pasando los primeros días con este patrón y me daba cuenta que a cada día que pasaba la productividad en mis tardes se había disparado. Ahora con este patrón (entreno, ducha, almorzar, descansar) me siento como si me hubiese acabado de despertar, como si hubiese hecho un “reset” y tenga dos días en uno. Quizás no todo es el entreno, sino todas las cuatro actividades conjuntas, pero el entreno es la piedra angular de todo ello. Recuerdo tardes, anteriormente a seguir este patrón, en las que era un autentico zombi, incapaz de acometer cualquier trabajo que requiriese un mínimo de concentración.

 

En un principio solo quise integrar rodajes o series más o menos cortas pero ahora ya adapto mis entrenos y mi jornada para que el entreno sea esa actividad que haga en el mediodía. Se ha convertido en un (buen) hábito que quiero mantener por mucho tiempo.

En otro post os hablaré de como estructuro el día. Y es que muchos cambios en mi vida han venido por este hábito de correr (ya te lo dije, piedra angular)

Hasta el sábado que viene!

 

Correr no lo es todo

Al ser mi primera entrada, debo presentarme como el resto del equipo, mi nombre es Roberto, Robert me gusta más, y Rober me llaman los amigos y familiares. Soy el zetarunner más procastinador del grupo, y llevo en esto del correr entre 4 y 5 años, en los cuales he cometido y cometo todos los errores que existen.

El porque del título de esta entrada, viene a colación de mis equivocaciones pasadas, presentes y futuras y por este motivo me veo en la necesidad de compartirlas contigo, así que aquí te dejo los que para mi son los puntos principales a tener en cuenta:

CORRER: correr es un deporte sencillo, te compras unas zapatillas, ropa de deporte, te lo pones todo, sales a la calle y  a correr…” Continuar leyendo “Correr no lo es todo”

Siempre habrá piedras pero deberás sortearlas.

¿No te has sentido alguna vez contrariado en todo el proceso de la consecución de un objetivo?

Cuando te planteas un gran objetivo, de esos que, por una parte, sabes que tendrá un gran impacto en tu vida y por otra, algunas personas dudan o directamente te tachan de chalado, habitualmente ese objetivo transcurre por tres fases: negación, incredulidad y felicitación.

Continuar leyendo “Siempre habrá piedras pero deberás sortearlas.”

Reflexiones de un runner novato: El Fisio

Andaba yo zascandileando un par de semanas antes de la carrera de 10k por zetarunners  cuando se me ocurrió decir que iba a pedir hora en el fisio. Ya lo habíamos hablado en ocasiones anteriores y coincidían todos en que era necesario. Volvieron a insistir, sobre todo haciendo hincapié en lo bien que te sentaba después. Un masaje de descarga es imprescindible decían.

Continuar leyendo “Reflexiones de un runner novato: El Fisio”

La importancia de seguir un plan si quieres una meta concreta… y realizarlo!

Llevo unos días leyendo Las mañanas milagrosas de Hal Elrod. Todavía estoy por las primeras páginas pero ya he podido extraer una gran pregunta/conclusión para mi vida: si puedes escoger entre tener una vida de 7 o tener una vida de 10, ¿que eliges? No me gusta presuponer pero creo que la respuesta se me hace bastante obvia.

Continuar leyendo “La importancia de seguir un plan si quieres una meta concreta… y realizarlo!”

Reflexiones de un runner novato: Entrenando

Después de la carrera de 10 km de Vilafranca, de la que ya he hablado, tengo en mente es una media maratón para finales de Abril. Hay algo simbólico en ello, el 3 de mayo cumplo 40 y lo quiero hacer por la puerta grande. No obstante para una media maratón no es suficiente con salir a correr y listos, es recomendable prepararla de manera ordenada. Porque si todo sale bien y no tengo grandes problemas, en 2019 haré mi primera maratón y la media debe ser la demostración de que soy capaz.

Continuar leyendo “Reflexiones de un runner novato: Entrenando”